Buscar en este blog

Cargando...

martes, 9 de febrero de 2016

Emblema de la Escuela Teatro "Taller del Ángel"

Fernando de Urquiza, habitual colaborador de este Blog, nos envía las dos imágenes que mostraremos enseguida, acompañadas de esta aclaración: " 'Cosa'  parecida a en escudo (...) No sé si calificará como escudo de armas, pero tiene una semblanza... ".





Compartimos la apreciación:  el emblema de la Escuela Teatro Taller del Ángel tiene una cierta reminiscencia heráldica.  Y como incluye la representación de una máscara, mostramos estas fotos (que son del 2012) en este martes de Carnaval...

lunes, 8 de febrero de 2016

Escudo de la isla Martín García

Recordando el Quinto Centenario del descubrimiento del Río de la Plata y de la primera llegada de un español a tierras argentinas, ayer mismo hemos hecho referencia al nombre geográfico en castellano más antiguo de nuestro país: el de la isla Martín García.

Para nuestra sorpresa,  pues lo ignorábamos, la isla tiene su propio escudo, aunque sólo a través el sitio del señor Oscar Van der Meegroot hemos tenido acceso a él. De allí procede la información que publicamos hoy.

Con la debida prudencia, pues, compartimos el escudo, con imágenes que, lamentablemente, tienen muy mala definición.

Cuartelado, 1° de  azur con una torre de gules; 2°  de plata con un árbol foliado de sinople y el tronco de su color; 3° de plata con un libro abierto de lo mismo, con forro de sable; 4° de azur con un navío de su color con mástil de lo mismo y velamen de plata.

Acolada del palo mayor de la cruz una espada de su color, con la empuñadura excediendo el blasón por lo superior;  una llave de sinople sobre la cruz horizontal excediendo ligeramente los flancos del blasón e invadiendo los cuarteles segundo, tercer y cuarto. Por lo bajo un divisa de plata plegada sobre sí misma en los extremos y cargada con el nombre de la isla; debajo de la cinta, el año 1516.



"En los cuarteles se ha representado su faro, su flora típica ...,  su cultura e historia con el libro, los combates del siglo XIX  con la carabela, su inicio dependiente del Imperio español con la espada y su posición clave en el río de la Plata en los siglos XVIII / XIX con la llave, su pertenencia actual con la divisa inferior y la fecha de 1516 cuando Juan Díaz de Solís la bautizó con el nombre de su despensero".

domingo, 7 de febrero de 2016

Quinto Centenario del descubrimiento del Río de la Plata

"¿Y fue por este río de sueñera y de barro
que las proas vinieron a fundarme la patria?
Irían a los tumbos los barquitos pintados
entre los camalotes de la corriente zaina.

Pensando bien la cosa, supondremos que el río
era azulejo entonces como oriundo del cielo
con su estrellita roja para marcar el sitio
en que ayunó Juan Díaz y los indios comieron". 

(Jorge Luis Borges: "Fundación mítica de Buenos Aires")



En estos días se cumplen 500 años de un acontecimiento fundacional en nuestra historia. En fecha imposible de determinar con precisión, en febrero de 1516, por primera vez un español pisó tierra actualmente argentina.


Escudo de uno de los linajes de apellido Solís

Juan Díaz de Solís, Piloto Mayor de España, buscando un paso interoceánico, llegó el 2 de febrero de 1516 a la actual costa uruguaya recalando en un puerto que, por la fiesta del día, llamó de la Candelaria (la actual Maldonado). 

Bandera de  Lebrija,
ciudad natal de Solís

Luego ingresó  en el enorme estuario, al que por su extensión denominó Mar Dulce: el Río de la Plata. Avanzó por el río que dio nombre a nuestra Patria y desembarcó en una isla en la que sepultó a uno de sus hombres, fallecido a bordo de su carabela: Martín García. Desde entonces la isla se llama así; es el topónimo castellano más antiguo de nuestro país. 


Escudo de la isla Martín García

Días más tarde, al desembarcar en la costa uruguaya, Solís fue asesinado por los indígenas, que descuartizaron, asaron y comieron su cadáver.

Despues à los quinientos y trece años,
contados sobre mil del nacimiento
de aquel que padeció por nuestros daños,
dió Juan Diaz de Solìs la vela al viento.
Al Paraná aportò, dó los engaños
del Timbú le causaron finamiento,
en un pequeño rio de grande fama,
que á causa suya de Traicion se llama.

Por piloto mayor de Magallanes
al Estrecho venido aqueste habia;
no harto de pasar penas y afanes,
la conquista á D. Carlos le pedia.
Entró el rio arriba con desmanes,
hasta que ya el postrero le venia,
en que su alma del cuerpo se desata,

poniendo al Paraná nombre de Plata.

(Martín del Barco Centenera: "La Argentina  o la Conquista del Río del Plata")

Por tanto, se cumplen cinco siglos del descubrimiento del río de "corriente zaina" por el que los españoles vinieron a "fundarme la patria"; del primer paso de la obra civilizadora y evangelizadora de España en nuestro país; de la primera cruz de Cristo implantada en tierra argentina  -sobre la tumba de Martín García-;  y del nombre geográfico castellano más antiguo del territorio nacional.


Escudo de uno de los linajes de apellido Solís

Cerramos esta entrada con el fragmento de otro poeta, esta vez el español Rafael Alberti, quien vivió varios años en nuestro país, donde incluso nació su hija Aitana.  El poema se llama "Río de la Plata"; en él, evocando la célebre expresión de Lugones ("el gran río color de león"), Alberti alude a los colores de nuestra bandera


¡Oh Río de la Plata, abarcarte quisiera
como te abarca el viento desde la Costanera!
Si una vez tu poeta te miró aleonado,
yo andaluz, y de Cádiz, quiero verte azulado
y un blanco puro al centro, de bandera argentina


Hemos ilustrado esta entrada con algunos de los escudos que corresponden a linajes de apellido Solís, con la bandera de la ciudad natal de Solís (nótense los colores de la enseña), y con el escudo de la isla Martín García, al que dedicaremos una entrada especial mañana mismo.   Y decimos una vez más, con Rubén Darío, en el centenario de su muerte: "¡Viva Españay ¡Viva la República Argentina!"

sábado, 6 de febrero de 2016

Escudo Nacional en la Escuela "Florencio Varela"



El Escudo Nacional que veremos hoy está ubicado en un lugar poco habitual de la singular edificación que alberga a la escuela "Florencio Varela", sita en la esquina de Rivadavia y Caracas.


Pero este sábado no podemos eludir una referencia al gran poeta nicaragüense Rubén Darío, de cuya muerte se cumple hoy un siglo. Gran amigo de la Argentina, país en el que vivió durante algún tiempo, Darío escribió varias poesías alusivas a nuestra Patria, la más conocida de las cuales es el celebérrimo "Canto a la Argentina".  Pero hoy queremos evocar el poema "Desde la Pampa", en que delicadamente alude Darío al sol de nuestro escudo y de nuestra bandera. Transcribimos el comienzo, un fragmento intermedio y la estrofa final:


¡Yo os saludo desde el fondo de la pampa! ¡Yo os saludo
bajo el gran sol argentino
que como un glorioso escudo
cincelado en oro fino
sobre el palio azul del viento,
se destaca en el divino
firmamento!

...

Yo os saludo en el ensueño 
de pasadas epopeyas gloriosas;
el caballo zahareño
del vencedor; la bandera,
los fusiles con sus truenos y la sangre con sus rosas;
Ia aguerrida hueste fiera,
la aguerrida hueste fiera que va a toque de clarín,
el que guía, el Héroe, el Hombre;
y en los labios de los bravos, este nombre:
¡San Martín!

...

¡Argentinos, Dios os guarde!
Ven mis ojos cómo riega
perla y rosa de la tarde
el crepúsculo que llega,
mientras la pampa ilumina
rojo y puro, como el oro en el crisol,
el diamante que prefiere la República Argentina:
¡Vuestro Sol!





Las dos fotos de esta entrada las tomé en diciembre de 2011. 

La que cierra esta entrada pertenece en cambio al sitio del Gobierno de la Ciudad y muestra la escuela -y el escudo- desde la esquina opuesta.


viernes, 5 de febrero de 2016

Fachadas: Tacuarí y Alsina

Las imágenes y el escudo que compartiremos hoy no se ajustan, rigurosamente, a la categoría "Fachadas" que suele aparecer en este Blog casi todas las semanas. Pero a falta de mayor información sobre el curioso escudo que veremos, por el momento vamos a clasificarlo allí.




El escudo se halla repetido en ambos portones, metálicos, del edificio cuyo frente da a la ochava de Alsina esquina Tacuarí. Funciona allí la sede de una empresa dedicada al rubro de los ascensores, como vemos en la foto de abajo. La dirección es Alsina 901.


El escudo tiene un notable y obvio estilo británico,  reforzado por el símbolo circular con la bandera del Reino Unido que se ve abajo.


Pero no es el escudo del Reino Unido, naturalmente. Se trata de un cuartelado: 1° una flor de lis, 2° de gules, 3° de azur, 4° un monte. Un león y un caballo como soportes. Una corona al timbre. Hay una cinta en la parte inferior, con unas iniciales que no se alcanzan a distinguir con precisión. Quizás darían una pista acerca de este blasón.

Por debajo de la composición heráldica, en ambos portones, unas serpientes entrecruzadas alrededor de una antorcha (una variante el caduceo, símbolo del comercio), que podremos ver con más detalle en la entrada de hoy de La piedra que nos mira.

jueves, 4 de febrero de 2016

Escudo de Marcelo T. de Alvear

En el sitio del periódico Acción, de General Rodríguez, hay un apartado dedicado a historias e imágenes de la sociedad argentina.  Entre los numerosos documentos allí presentados, se exhibe un recorte periodístico del diario ABC de Madrid del 2 de agosto de 1922. Se titula "La estirpe de los Alvear" y fue publicado con motivo de la visita a España del entonces Presidente electo de la Argentina, Marcelo T. de Alvear.


La historia que relata es conocida para este Blog, ya que al linaje y al escudo de los Alvear les dedicamos la entrada del 1° de octubre de 2010,  cuya lectura recomendamos.

Pero como el artículo del ABC de Madrid concluye con una explícita referencia heráldica, creemos interesante volver sobre el tema.



No sabemos si el líder radical usaba efectivamente estas armas, pero evidentemente son las de su linaje, tan vinculado, por diversos motivos, con nuestra  historia patria.

Culminamos con una curiosidad no vinculada con las armas de los Alvear, pero sí con el protagonista de esta entrada,  quien fue Presidente de la Nación entre 1922 y 1928.  En el Museo del Bicentenario se exhiben estas condecoraciones extranjeras otorgadas a Alvear: "miniaturas pertenecientes al Presidente Marcelo T. de Alvear para su uso con vestimenta de gala".