Buscar en este blog

Cargando...

jueves, 2 de julio de 2015

Escudo de Gregorio de Luna y Cárdenas

Como siempre fue aficionado a la historia argentina, en mi vigésimo cumpleaños recibí de regalo (no recuerdo de parte de quién) el libro de Félix Luna "Conflictos y armonías en la historia argentina".  Se trata de un conjunto de notas escritas a lo largo de diez años (en la década de 1970) con un destino originalmente periodístico, y reunidas en 1980 en un solo volumen.




Buscando información acerca del Congreso de los Pueblos Libres, me acerqué, después de muchos años, al libro de Félix Luna.  No hallé lo que buscaba,  pero al volver a hojear sus páginas encontré otra cosa, que resultó de interés para este Blog: una circunstancial pero significativa referencia heráldica referida a un antepasado del autor. Se encuentra en la nota titulada "Retrato de un guerrero del Tucumán", originalmente publicada en "La Opinión Cultural" del 6 de agosto de 1978.

Félix Luna se refiere allí a un "remoto ancestro"  suyo,  "Gregorio Gutierre de Luna y Cárdenas",  un "riojano ilustre del siglo XVII".  Tras recorrer en la nota los avatares de la vida de este personaje histórico, llegan "los últimos años": don Gregorio "debía estar ya viejo cuando el 28 de junio de 1676 hizo su testamento".



"Encomendaba su alma a Dios, nombraba a su mujer y a sus hijos, disponía algunas mandas y reconocía algunas deudas. Y ordenaba que se lo sepultara en el enterramiento que tenía en la iglesia de Santo Domingo, en la capilla contigua al altar mayor, del lado del Evangelio.  Luego estampó su enrevesada firma y marcó en lacre colorado nueve veces su escudo de armas:  la media luna invertida, los dos lobos andantes de los Cárdenas y la cruz de Santiago en el medio".



Al escudo de los Luna y Cárdenas nos referimos ya en noviembre de 2014, también con ocasión de una nota de Félix Luna.



Luna:  de gules, un creciente ranversado, jaquelado de oro y sable; la campaña de lo mismo.
Cárdenas: de oro, dos lobos pasantes de sable puestos en palo.

miércoles, 1 de julio de 2015

Fachadas: Hidalgo 1332

Hace tres años, publicamos unos motivos heráldicos en la fachada de una casa cuya dirección exacta no aportábamos: "Hidalgo al 1300".






Pues bien, gracias al sitio del Gobierno de la Ciudad -de donde proceden las tres fotos que preceden- pudimos identificar en forma virtual -sin necesidad de ir hasta allí- la dirección exacta en que se encuentran esos escudos: Hidalgo 1332.

Los escudos eran estos:




Es bello volver a verlos, tres años después.

martes, 30 de junio de 2015

Escudo de Concepción del Uruguay (Entre Ríos)

Ayer evocamos el bicentenario del Congreso de Oriente,  convocado por José Gervasio de Artigas en la ciudad de Concepción del Uruguay.  


Hoy nos referiremos al escudo de esta ciudad entrerriana. Sobre estas líneas, la pequeña versión que encabeza el sitio oficial municipal.

En el sitio hay un apartado titulado "Símbolos de la ciudad",  pero la información que aparece allí es muy escasa. Sólo el texto de la Ordenanza n° 2002, del 18 de octubre de 1960, que oficializa el emblema.  Transcribimos a continuación los dos artículos de la norma:
Art. 1º) Adóptase como escudo heráldico del Municipio de Concepción del Uruguay el que usara el “Supremo Entrerriano” General Francisco Ramírez, y que se compone de un óvalo con una pluma de ñandú en el centro y está orlado por la inscripción “República de Entre Ríos”. Al citado escudo se le agrega en la parte superior la inscripción “Municipalidad” y en la parte inferior “Concepción del Uruguay”. 
Art. 2º) Cuando el escudo debe ser fijado en el frente de los edificios municipales, vehículos, etc., tendrá como fondo la bandera argentina y estará cruzado de arriba abajo y de izquierda por una diagonal roja. 

Nótese la curiosidad:  el escudo es descripto solamente como "un óvalo con una pluma de ñandú", sin referencia al color del campo oval ni al esmalte de la pluma;   sólo cuando deba ser fijado en el frente de edificios, en vehículos o en sitios similares, "tendrá como fondo la bandera argentina y estará cruzado de arriba abajo y de izquierda por una diagonal roja". También  hay varias imprecisiones , como resulta obvio. 



El escudo de la ciudad sede del Congreso de los Pueblos Libres evoca claramente a la Bandera de Artigas (que mencionamos ayer):  los colores nacionales atravesados por una banda de gules.  En cuanto a  la pluma de ñandú, ave de la región, ella procede del escudo de la "República de Entre Ríos",  según el diseño de Francisco Ramírez. Al respecto leemos en "Escudos Provinciales de la Argentina" (Consejo Federal de Inversiones, 2011):

Durante la breve existencia de la "República de Entre Ríos", su creador el "Supremo Entrerriano", D. Francisco Ramírez, instituyó, para uso en la documentación, dos sellos que Saraví califica de legendarios escudos, uno con la "pluma de ñandú" puesta en pal que, en opinión de este autor, simbolizaba "autonomía y libertad"y el otro con la "balanza", con uno de sus platillos inclinados a la siniestra, y una"lanza" con su punta invertida y puesta en banda como emblema de "justicia y paz".
Tanta importancia dio Ramírez a los signos heráldicos de sus sellos, que en el artículo 46 del Reglamento General de sus Reglamentos para el orden interno de los Departamentos de la República, determinó que "Todo el que falseara el sello de la República, (...) será  tenido por infame y castigado con la última pena".
Cerramos de este modo el recuerdo del bicentenario del Congreso de los Pueblos Libres.

lunes, 29 de junio de 2015

Las banderas de Artigas

Hoy se cumplen 200 años de la supuesta declaración independentista del Congreso de Oriente o Congreso de los Pueblos Libres.  Decimos "supuesta" porque no se conserva, si es que la hubo, el acta de esa declaración;  los testimonios que acreditan que el 29 de junio de 1815 el Congreso de Oriente  declaró la independencia son débiles e indirectos.  

En efecto, pese a la euforia desatada por este bicentenario, y al proyecto (que no prosperó) para declarar feriado nacional al día de hoy, que el Congreso de 1815 haya declarado la independencia es sólo una frágil conjetura sin apoyo documental alguno.   Ello no le quita mérito a José Gervasio de Artigas,  que había convocado a ese Congreso;  ya lo hemos reconocido en este Blog como el primer caudillo popular argentino.


El Congreso de Oriente se reunió en la ciudad entrerriana de Concepción del Uruguay. Participaron  diputados de las provincias de Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos, Corrientes y la Banda Oriental. Los de Misiones no llegaron a tiempo, pues el Congreso fue muy breve. El número de los diputados que participaron es desconocido;  tampoco se conoce la identidad de algunos de ellos.

Se conservan sólo testimonios indirectos de la sesión inaugural, la del 29 de junio,  sin que en ellos haya mención alguna a la supuesta declaración independentista.  Al día siguiente, escribe Artigas (refiriéndose a las relaciones con el gobierno porteño):

"Ya reunidos en esta villa de la Concepción del Uruguay, en 29 del corriente, expuse lo urgente de las circunstancias para no dejar en problema estos resultados. Califiqué las proposiciones que por ambas partes se habían propuesto, su conveniencia o disonancia en todas y cada una de sus partes, y después de muchas reflexiones, resolvió tan respetable Corporación, marchasen nuevamente ante el gobierno de Buenos Aires cuatro Diputados que a nombre de este Congreso General, representasen la uniformidad de sus intereses y la seguridad que reclaman sus provincias".

No hay indicios de que haya habido otras sesiones después de la del 29 de junio.  Quizás la asamblea pasó a cuarto intermedio en espera del regreso de los cuatro diputados enviados a Buenos Aires.  Hay constancia de que en agosto, algunos diputados del Congreso de Oriente ya estaban de regreso en sus provincias respectivas.



La única referencia a la conjeturada independencia se encuentra en una carta de Artigas a Pueyrredón,  que a la sazón era Director Supremo, el 24 de julio de 1816:  "Ha más de un año que la Banda Oriental enarboló su estandarte tricolor y juró su independencia absoluta y respectiva. Lo hará V.E. presente al Soberano Congreso para su Superior conocimiento".   Pero es probable que Artigas hablara allí de otra cosa, ya que la bandera tricolor estaba en uso desde febrero de 1815. En ese mes las tropas artiguistas entraron por primera vez en Montevideo, y el nuevo gobernador, Fernando Otorgués, dispuso que el 21 de marzo  fuera declarada la independencia de la ciudad y su integración en la Provincia Oriental. Cinco días después fue allí enarbolada por primera vez la bandera tricolor.  A esta independencia y a esta bandera pudo referirse Artigas.

Como vemos, el Congreso de los Pueblos Libres lleva consigo una referencia vexilológica. Es probable que la "bandera tricolor" a que hace referencia Artigas sea la de tres franjas (roja, azul y blanca) que vimos más arriba como "bandera de Otorgués", ya que la "Bandera de Artigas" tuvo varias versiones, como vimos en la infografía más arriba.

Actualmente la Bandera de Artigas es un símbolo oficial del Uruguay.  Leemos en un sitio oficial de la República Oriental:   "consta de tres franjas horizontales del mismo ancho, siendo de color azul la superior e inferior y blanca la del centro. Las franjas expresadas estarán atravesadas diagonalmente por una de color rojo de igual ancho que las anteriores, que se extiende de la parte superior,  junto al asta, al ángulo inferior opuesto.


La bandera fue diseñada por Artigas, basándose en la bandera creada en 1812 por Manuel Belgrano, a la cual le añadió el color rojo punzó como de la sangre derramada por la independencia y por federalismo y con el objetivo de ser el emblema de la Liga Federal de las Provincias Unidas del Río de la Plata. En un principio constaba de tres bandas azul-blanco-azul, donde cada una de las bandas azules tenía dentro una banda roja horizontal, cada banda punzó (roja) representaba las bandas oriental y occidental del Río de la Plata en la misma bandera. Más tarde es el mismo Artigas que cambia los dos listones horizontales por dos en diagonal y luego por uno solo en diagonal, argumentando que "a la distancia era difícil distinguirlos", en este caso las dos bandas del Río de la Plata son las franjas azulcelestes, el Río de la Plata es representado con la franja horizontal central blanca y la franja punzó que al cruzarlas une a todas las bandas señala la unión libre de los pueblos (Unión de los Pueblos Libres)".

Las actuales banderas de Entre Ríos y de Misiones se inspiran en las banderas de Artigas.

En el sitio oficial del gobierno entrerriano se afirma:




"Vigente la enseña nacional establecida por Belgrano, las luchas por el federalismo auténtico y en contra de un centralismo porteño, impuso una diferenciación entre bandos opuestos.

Los defensores de las autonomías provinciales encabezadas por Artigas, agregaron a la enseña patria una franja diagonal de color rojo. La misma que luego fue enarbolada por el caudillo entrerriano Eusebio Hereñú y poco después adoptara Francisco Ramírez para su bien entendida "República de Entre Ríos". Fue una de las banderas que cada provincia desplegara en esa época. Pero fue el pabellón victorioso que alzado en la batalla de Cepeda concretó el Tratado de Pilar; basamento de la organización republicana federal de nuestro país.




Después de 1821 - muerto el Supremo Entrerriano - fue sustituida por otra; pero el espíritu de esa enseña quedó latente y resurgió hasta nuestros días.

¿Por que perduró? Porque la pasión federalista entrerriana, materializada en esa bandera que representa las luchas montoneras de aquella época, se mantiene viva, oculta, frente a cualquier intento de absorción u monopolio centrista o unitario.


El color rojo de la franja diagonal de la bandera entrerriana está expresando el FEDERALISMO siempre palpitante en un pueblo que volcó su sangre para obtenerlo".

La bandera entrerriana adopta, en lugar del azul original, el celeste de la bandera argentina.

Por su parte, el sitio oficial del gobierno de Misiones se limita a transcribir la norma por la que se adoptó la bandera provincial (decreto 326 del 12 de febrero de 1992), cuya parte fundamental copiamos a continuación:



"ARTICULO 1º:- TÉNGASE por Bandera Oficial de la Provincia de Misiones, al Pabellón Azul, Rojo y Blanco. El orden de los colores mencionados será, respetando la tradición y uso que ya se hace emblema. El Rojo en la parte superior, el Azul en el medio y el Blanco en la banda inferior. La ubicación será transversal.




ARTICULO 2º:- La Bandera de Misiones, será obligatoriamente izada en los establecimientos oficiales dependientes del Gobierno de la Provincia y estará colocada siempre a la izquierda de la Bandera Argentina.

ARTICULO 3º:- Su uso será obligatorio en todo acto oficial, acompañado siempre de la Bandera Nacional, y todos los vehículos oficiales, propiedad de a Provincia de Misiones, llevarán, arriba del Escudo de la Provincia, los colores de nuestro emblema Regional.

ARTICULO 4º:- También será obligatorio su uso en todos los establecimientos, y de la misma manera que el alumno de más alto promedio tiene el honor de llevar la Bandera Argentina, el alumno que sea nominado por sus condiscípulos como el MEJOR COMPAÑERO será honrado como PORTADOR de la Histórica Bandera de Misiones, por el mandato y vigencia del sentido de solidaridad que simboliza".

(Ambas banderas provinciales, y los escudos correspondientes,  fueron tomados de los sitios oficiales respectivos).

Sirva esta entrada como homenaje al bicentenario de la reunión del Congreso de Oriente. Mañana continuaremos esta evocación con el escudo de la ciudad que sirvió de sede a la asamblea.

sábado, 27 de junio de 2015

Escudo para el Cardenal Mario Aurelio Poli

Hemos recorrido los tres escudos cardenalicios argentinos que mencionamos en aquella cuarta entrada de este Blog, hace cinco años.  Desde entonces, el panorama cardenalicio de nuestro país cambió sensiblemente: el cardenal Bergoglio fue elegido Papa en 2013, su sucesor en el cargo de Arzobispo de Buenos Aires fue nombrado cardenal en febrero de 2014, y el cardenal Mejía falleció en diciembre último.

Nos encantaría darle un digno colofón a las últimas tres entradas con el blasón del último connacional elevado a la púrpura cardenalicia, el Arzobispo de Buenos Aires, Mario Aurelio Poli.  Pero no  podemos  hacerlo  porque Poli -por  motivos  que desconocemos y nos resultarían inexplicables- no tiene ni tuvo en el  pasado un escudo episcopal. 

A cambio, desde su elevación a la cátedra porteña en abril de 2013, usa como identificación un mero dibujito con la imagen del Patrono de la Ciudad en tonos de gris:



El dibujo viene acompañado por lema episcopal del Cardenal Primado: "Concédeme, Señor, un corazón que escuche".

Nos consta que varias propuestas de blasón episcopal llegaron al Arzobispado de Buenos Aires ya desde el mismo momento del nombramiento y toma de posesión de monseñor Poli en la sede porteña.  Mostramos una de esas propuestas en la entrada del 11 de noviembre último.

Otra propuesta, en este caso anónima, nos llega a este Blog.  Está hecha, dice el autor, "con el fin de dotar al Arzobispo Primado de la Argentina de un escudo que represente su programa y el espíritu que expresó en su primera homilía" como arzobispo porteño..

En un campo único de azur, que dice relación con su antecesor en el cargo y actual Pontífice, y se destaca por la sencillez, se muestra una estrella de oro que representa a María como "Estrella de la Nueva Evangelización", así citada en la primera homilía del nuevo Arzobispo el 20 de abril de 2013:
Que no me falte en este servicio el amor a los pobres, sufrientes y excluidos, que inspiró a nuestro patrono, el obispo San Martín de Tours, quien supo remover de su corazón toda indiferencia; y de Santa Rosa de Lima quien me acompañó en estos años. Invoco la presencia y protección amorosa de la Madre del Pastor de los pastores, y le ruego que camine con nosotros; que Ella sea en el firmamento de la Ciudad de Buenos Aires «estrella de la Evangelización siempre renovada» (EN 81). 
Además, el escudo tiene en la punta dos fajas onduladas de plata, simbolizando al Río de la Plata, a cuya vera se halla Buenos Aires, representada a su vez, a través del ancla, que indica su condición de puerto. Al mismo tiempo, el ancla es símbolo de la esperanza, y en su aspecto habitual evoca una cruz.




Tras su elevación al cardenalato, este debería ser el escudo de Poli, según esta propuesta:



Respecto de su lema episcopal, esto dijo Poli el día de su ordenación, en abril de 2002:
Precisamente elegí por lema de mi episcopado una súplica, la que elevó Salomón y tanto agradó a Dios: "Concédeme, Señor, un corazón que escuche..." (1Re 3, 9). Creo que la Iglesia es la primera en tomar esta actitud, porque la historia de la Iglesia –que no es otra cosa que la historia de la evangelización–, en páginas hermosas me ha enseñado que nunca la Iglesia es más ella misma, sino cuando escucha a su Señor, y espejándose en su voluntad salvífica, se anima con audacia martirial a la evangelización, se hace más libre y fiel a su naturaleza y misión. Sí, me guía el ejemplo de San Pedro a quien hoy escuchamos decir: "Señor, a quién vamos a ir, si Tú tienes palabras de vida eterna" (Jn 6, 69). Yo quiero escuchar la voz de Cristo, la voz autorizada de los Padres de la Iglesia, la que enseñé por años en la cátedra, pero que ahora pretendo entender en clave pastoral; escuchar la voz de mis hermanos obispos y sumarme sinceramente a los esfuerzos por mantener la colegialidad alcanzada; abrir los oídos atentos a la enseñanza de los teólogos y las experiencias y reflexiones de los pastores, al consejo de los mayores que nos preceden en la fe; espigar en la paciente escucha y comprensión de los confesores, la voz y la opinión del pueblo fiel, de hombres y mujeres de Iglesia que tienen mucho para darme. Agradezco a Dios la inspiración de mi súplica y pido la perseverancia en este propósito.
Mario Aurelio Poli nació en Buenos Aires en 1947 y fue ordenado sacerdote el mismo día en que yo egresaba de la secundaria: el 25 de noviembre de 1978.

En 2002 fue nombrado Titular de Abbida y Auxiliar de Buenos Aires; la ordenación episcopal tuvo lugar el 20 de abril. En 2008 fue trasladado como Obispo de Santa Rosa en La Pampa.

El Papa Francisco I lo nombró sucesor suyo en la Arquidiócesis Primada. Poli tomó posesión de la sede arzobispal porteña en el aniversario de su ordenación episcopal, es decir el 20 de abril de 2013.

Fue creado cardenal en el consistorio de febrero de 2014; es Cardenal Presbítero del Título de San Roberto Belarmino, o sea el mismo título cardenalicio de su predecesor en la sede porteña y actual Pontífice.

viernes, 26 de junio de 2015

Escudo del cardenal Leonardo Sandri

Seguimos, en esta serie de escudos cardenalicios argentinos, con el blasón del cardenal Leonardo Sandri.




Nacido en  Buenos Aires en 1943, Leonardo Sandri recibió la ordenación sacerdotal en 1967; en 1997 fue designado Arzobispo Titular de Aemona y recibió la ordenación episcopal el 11 de octubre de ese año.


Tras desempeñar funciones de Nuncio Apostólico en Venezuela y en México, en septiembre de 2000 fue designado en el importante cargo de Sustituto de la Secretaría de Estado del Vaticano. En cumplimiento de ese rol le tocó ser la voz de Juan Pablo II, en el último tramo de su pontificado, cuando  su enfermedad ya no le permitía leer por sus propios medios en voz alta: el obispo argentino era el encargado de leer los mensajes del Papa. En 2005, le correspondió el triste privilegio de dar a conocer al mundo, oficialmente,  la muerte del Pontífice.

Leonardo Sandri en el momento preciso
en que anuncia la muerte del papa Juan Pablo II

Benedicto XVI lo puso al frente de la Congregación para las Iglesias Orientales en 2007, y lo elevó a la dignidad cardenalicia ese mismo año. Es Cardenal Diácono de los Santos Blas y Carlos en Catinari.



Hemos visto en distintas versiones su esbelto escudo cardenalicio. Un partido, 1° de azur, un águila exployada de oro,  surmontada de una estrella de ocho puntas, de lo mismo, ubicada hacia el lado diestro; 2° de oro y dos bandas de azur. Los ornamentos exteriores habituales en un blasón cardenalicio. El lema, "Ille fidelis", significa "Él es fiel" y está inspirado en la Segunda Carta a Timoteo (2, 13):  "Si somos infieles, él [Jesucristo] es fiel, porque no puede renegar de sí mismo".

Terminamos con una curiosidad:  el escudo de Leonardo Sandri convertido en escudo papal por la presencia de los ornamentos exteriores propios de la dignidad pontificia:



En un sitio (en italiano) dedicado a la "Historia Alternativa" se imagina que Juan Pablo II muere en 2022  a la edad de 102 años y es sucedido por el argentino Leonardo Sandri, quien toma el nombre de Juan Pablo III. El que acabamos de ver sería, pues, su (imaginario) escudo papal. 

jueves, 25 de junio de 2015

Escudo del cardenal Estanislao Karlic

Dedicamos la segunda entrada de la serie de escudos cardenalicios argentinos al blasón de Estanislao Karlic.

Nacido en el año 1926 en la provincia de Córdoba, Estanislao Esteban Karlic fue ordenado sacerdote en el año 1954. En 1977 fue nombrado Obispo Titular de Castrum y Auxiliar de Córdoba; recibió la ordenación episcopal el 15 de agosto de ese año.


En 1983 fue trasladado a Paraná como Arzobispo Coadjutor y Administrador Apostólico "Sede Plena".  Al fallecer el entonces Arzobispo, monseñor Tortolo,  Karlic accedió en forma automática al cargo vacante, en el año 1986. Ejerció como Arzobispo de Paraná hasta el año 2003, en que le fue aceptada la renuncia  por edad, de acuerdo a lo dispuesto en el Código de Derecho Canónico.

Fue miembro destacado de la comisión para la redacción del nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, publicado en 1992.



El papa Benedicto XVI lo creó Cardenal Presbítero del Título de Nuestra Señora de los Dolores en la Plaza Buenos Aires, en el consistorio del 24 de noviembre de 2007. Se trató de un especial reconocimiento a la trayectoria de Karlic, quien ya contaba con más de 80 años en el momento de su elevación, y, por tanto, nunca estuvo habilitado a participar en un cónclave papal.



Su escudo es sencillo, pero expresivo: en campo único de azur, un "becerro" (libro abierto), surmontado de una cruz griega de oro. Con los ornamentos exteriores propios de la dignidad cardenalicia. El lema es "Servire", o sea, "Servir".