Buscar en este blog

domingo, 27 de mayo de 2018

Escudo de monseñor Roberto José Tavella

Anteayer se cumplió un siglo de la ordenación sacerdotal de Roberto José Tavella, quien más tarde fue el primer Arzobispo de Salta.

Había nacido en Jujuy en 1893; era salesiano. 

En 1934, al reorganizarse las jurisdicciones eclesiásticas de la Argentina mediante la Bula “Nobilis Argentinae nationis”, la Diócesis de Salta fue elevada a la jerarquía de Arquidiócesis; el entonces Obispo diocesano, monseñor Campero y Aráoz, renunció en junio de ese año. El Papa nombró a Roberto Tavella como primer Arzobispo de Salta.

Tavella recibió la ordenación episcopal el 17 de febrero de 1935 en Buenos Aires y tomó posesión de su sede seis días después. Después de más de 28 años de pontificado en Salta, murió en 1963.



Vemos su escudo episcopal en la versión que publica Wikipedia, pero que en realidad es un diseño de Rolando Yñigo y Genio, y aparece en su blog "Heráldica Salteña". 

De una Guía Eclesiástica de 1954 procede la imagen que sigue, que trae el escudo episcopal en blanco y negro y la explicación correspondiente:


De allí procede el blasonamiento y la explicación del blasón:
"De plata, las tres palmeras de sinople (verde), en "terraza" del mismo esmalte. Mantelado de azur (azul). El Jefe de gules. La cruz de plata en el "centro" o "corazon" o "abismo" del escudo". 

"La cruz que domina el campo principal, asentada sobre el cuartel inferior, representa la Cruz del Milagro, la gran devoción salteña, y a ella se refiere el lema: “Puesta sobre el monte” (...) El bosque de palmas representa el espíritu de San Juan Bosco (elemento sacado del escudo salesiano), y más propiamente, la piedad salesiana, a la vez que es un cariñoso recuerdo de la ciudad de Concordia, donde nació el Prelado, la ciudad de las palmeres. En la parte superior una cenefa roja, en homenaje y recuerdo de la caridad vicentina".
Con similares palabras se describe y explica el escudo en Heráldica Salteña. "Lo interesante de estas armas -se añade allí mismo- es que fueron diseñadas por el propio arzobispo, ya que tenía un gran conocimiento sobre la heráldica".



Su escudo episcopal lleva como lema "Supra montem posita": "Puesta sobre la montaña", en referencia a la cruz redentora, elevada sobre el monte Calvario, y a los cerros salteños. Pero la frase tiene en realidad otro contexto en el Evangelio de Mateo: "Non potest civitas abscondi supra montem posita"; "No se puede ocultar una ciudad situada en la cima de una montaña" (Mt 5, 14).


sábado, 26 de mayo de 2018

1810 - RA - 1910


Con la típica estética decimonónica, este afiche de Fernet Branca de 1910 muestra a la República portando una bandera patria; está acompañada de una figura alegórica que representa a la Gloria. En el fondo se ven escenas de trabajo agrícola y un buque en el mar. A los pies de la República, el escudo español junto a cadenas y armas rotas.

Cerramos así estos días de homenaje al 208° aniversario de la Revolución de Mayo.

viernes, 25 de mayo de 2018

"Viva la Patria"

La entrada de hoy no es propiamente heráldica. Pero queremos aprovechar la fecha patria para mostrar un hermoso detalle en una reja histórica que se conserva en el Museo Saavedra y hoy cumple 200 años.



¡Viva la Patria!

miércoles, 23 de mayo de 2018

Fachadas: Del Buen Orden 1284


Un motivo heráldico sencillo y clásico -el león rampante- en el frente de una propiedad ubicada en el pasaje Del Buen Orden, cerca de Parque Chacabuco.


Tomé las fotos en octubre de 2017.

martes, 22 de mayo de 2018

Escudo de Virrey del Pino (Buenos Aires)

Virrey del Pino es la más extensa de las localidades que integran el Partido de La Matanza. Nos ocupamos hoy de la ciudad y de su escudo, en la penúltima entrega de las quince (en sendos martes consecutivos) dedicadas a dichas localidades.

Lleva el nombre del octavo Virrey del Río de la Plata, pero él mismo no tuvo relación alguna con el lugar, aunque (según algunas teorías) sí sus descendientes. El origen de la denominación, al parecer,  está en una propiedad llamada Estancia El Pino o Del Pino,  vendida a un hijo del Virrey en 1805 (su padre había muerto en 1804) y que recibió el nombre familiar, al que la costumbre agregó el "virrey". Otros dicen que los dueños de la propiedad no tienen relación alguna, fuera del apellido común, con nuestro Virrey.
El 20 de abril de 1822 la firma Rosas, Terrero y Cía. compró la estancia El Pino. Al asumir Juan Manuel de Rosas como Gobernador de Buenos Aires, se disolvió la sociedad, quedando la estancia en manos de Rosas. La estancia es uno de los posibles lugares en los cuales se pudo haber firmado el pacto de Cañuelas entre Rosas y Lavalle. Albergó también a otras personalidades de nuestra historia. Es Monumento Histórico Nacional.

El escudo de la ciudad de Virrey del Pino tiene características similares a los de las otra catorce localidades del partido.  Seguimos a grandes rasgos la descripción oficial en el sitio de La Matanza:

«El escudo de esta localidad se caracteriza por tener el fondo azul que representa el cielo», si bien en algunas versiones el color parece tirar al verde.  «La primera capa negra del tercio inferior es la que nos muestra la tierra ubérrima del sector»; en ella se ve hacia siniestra «una lanza clavada» como símbolo de paz


«En la parte superior, una rueda dividida en dos semicírculos el de arriba soleado con el fondo rojo y el de abajo dentado por la industria, mientras que entre los rayos asoma el verde de lo ecológico y el rojo del Restaurador. El ultimo sector del tercio inferior refleja la presencia de los dos importantes cursos de agua: el Río Matanza y el Arroyo Morales. Se destaca también la marca de la hacienda del Restaurador».

lunes, 21 de mayo de 2018

Escudo del Batallón de Ingenieros de Combate N° 4 de la República Oriental del Uruguay

Cruzamos hoy el Río de la Plata para disfrutar de un bello escudo militar de la hermana República Oriental del Uruguay. Es el emblema del Batallón de Ingenieros de Combate N° 4, con sede en Laguna del Sauce, en el departamento de Maldonado.

Transcribimos en forma textual el blasonamiento que aparece en la página web oficial:

«Trae partido. El primero de cielo y un sol de oro no figurado, radiante y flameante de treinta y dos rayos, perfilado de sable.
El segundo de oro y un sauce de sinople.
Campaña de plata y cuatro fajas ondeadas de cielo.
Timbrado de un yelmo de plata, puesto terciado, con cinco rejillas de lo mismo y forrado de gules, surmontado de corona mural de oro, de cuatro torres, aclarada y mazonada de sable.
Acompañado por dos insignias del Arma de Ingenieros, una a cada lado. 
Superado el timbre por el lema, en filacteria de sable y letras de oro: ABNEGADA LEGIÓN DEL DEBER».


Extractamos algunos fragmentos de la "interpretación"  del escud que se hace allí mismo.

«El sol de la Patria en el primer cuartel del escudo y las cuatro ondas azul cielo sobre fondo blanco, de la punta, figuran el Pabellón Nacional. 
Sol de treinta y dos rayos, con la forma del emblema de San Ignacio, Patrono del Arma, representa el espíritu heroico de Ingenieros.
(...)
La principal correspondencia simbólica del sol es con el oro, presente también en el segundo cuartel, el que considerado luz mineral, es la imagen de la luz solar en el interior de la tierra. El oro simboliza todo lo superior, las más altas cualidades y el mayor de los valores y riquezas.
(...)
El sauce en el segundo cuartel y sobre las cuatro ondas de las aguas de la laguna, hablan claramente del lugar de acuartelamiento del batallón desde 1944, del topónimo Laguna del Sauce, constituyendo en este sentido armas parlantes.
La asociación o sintaxis simbólica agua-árbol se encuentra en varias tradiciones. El agua representa lo no manifestado, lo informal, las latencias implícitas que se hacen explícitas en el árbol que surge de ella, manifestación de la forma, de la realidad absoluta y la vida creada. El prototipo se encuentra en el paraíso: "el árbol de la vida en medio del jardín, con el árbol del conocimiento del bien y del mal. Un río salía del Edén para regar el jardín, de allí se dividía y formaba cuatro brazos" (Gn. 2: 9).

El árbol es símbolo de permanencia, inmortalidad y renovación; centro y eje del universo y como la cruz, con la que se identifica, conexión, puente o escalera de ascensión de la tierra al cielo, por eso el que come del árbol de la vida o abraza la cruz, vive eternamente. 
Versión con la banda inferior un poco elevada,
para adaptarla a los requisitos técnicos
de la foto de perfil de Facebook
En resumen, el sol, el árbol y el agua simbolizan la fuerza espiritual del batallón para librar el buen combate y vencer en la batalla.

Timbra el escudo un yelmo correspondiente al nivel de unidad básica de combate, antigua figura heráldica que por su directa relación con el combate señala la nobleza de la vida militar; representa también la coraza, antiguo emblema del Arma en 1916 y es símbolo de nuestra armadura espiritual, revestidos de la cual, como enseña San Pablo, no le tememos al enemigo; "Usad el yelmo de la Salvación" (Ef. 6, 17).
Yelmo que nos remite a la época heroica en la que se forjaron y defendieron con fe y con coraje los valores fundadores de nuestra civilización occidental. Época espiritual y militar, jerarquizada, basada en el orden natural, el bien y la verdad, época no subvertida, y cuyo modelo humano de conducta es el de la vida caballeresca, modo cristiano de la condición militar.
Según Lulio, yelmo se da al caballero para significar la vergüenza, que es la estimación de su propia honra, y por lo cual no se inclina a hechos viles, y no abate la nobleza de su corazón a la maldad.

La corona mural, corona y fortaleza, presente desde 1803 en el escudo de armas de Maldonado, señala el sentido de pertenencia y la defensa del batallón al departamento donde tiene su cuartel y zona de acción.
Sus cuatro torres representan el número del Batallón».

Aunque la corona mural, «se ha generalizado como timbre de las poblaciones, en recuerdo de sus murallas», en realidad «su origen heráldico es de neto cuño castrense, ya que era el premio o distinción en forma de corona de oro que se daba al soldado que escalaba primero el muro y colocaba el estandarte en una ciudad invadida.
Esta corona de oro, encima de la cabeza, por simbolismo del nivel encarna la idea misma de superación, de triunfo, de "coronar una empresa", es el signo visible de la victoria del principio superior espiritual. 
En concordancia y resaltando todo el simbolismo de los blasones del escudo, quienes triunfan sobre sí mismos logran la corona de la vida eterna.  
(...)
Las dos torres, fortalezas insignia de Ingenieros, además de representar la tradicional misión y arte de la poliorcética, al estar presentadas como soportes y como columnas a cada lado del escudo también conciernen al equilibrio activo de fuerzas que sostienen y defienden los ideales simbolizados en los blasones del escudo.
Asimismo, la torre corresponde también al simbolismo ascensional, escala entre la tierra y el cielo por simple aplicación del simbolismo del nivel, para el cual altura material equivale a elevación espiritual.
Estas cualidades de equilibrio y elevación constante para el cumplimiento del deber, inspiran desde su escudo a los integrantes del Batallón. 

El lema "Abnegada legión del deber" procede  del himno del General Edgardo Genta: "Ingenieros, valientes soldados, abnegada legión del deber". «Recoge la virtud militar por excelencia, que es timbre de honor e identidad del Batallón y del Arma. Fundada en la humildad contraria a la soberbia» que es «fundamento de todas las  virtudes». Se trata de «la abnegación,  la renuncia de sí mismo, el sacrificio de los propios intereses y hasta la entrega de la vida al servicio de la Patria, a imitación del sacrificio de la cruz. Humildad, como hombre, provienen de humus, tierra, la tierra de "los campos sagrados que la Patria nos da a defender". Legionarios por nuestro fervor combativo, sabremos cumplir el deber, mas no como obligación, sino por amor a la Patria».